Ventajas del plato de ducha de resina sobre el plato de ducha cerámico

Plato de ducha de resina Volga moka instalado en un cuarto de baño

Tras analizar al detalle los pros y contras del plato de ducha acrílico con respecto al de resina, hoy toca poner la lupa en otra de las opciones para el suelo de ducha: el plato de ducha cerámico. Sin más dilación, comencemos a examinar las ventajas del plato de ducha de resina sobre el cerámico y viceversa. ¡A luchar!

Precio

En cuanto a precios, no hay competencia posible para el plato de ducha cerámico o de porcelana. La opción más clásica para el suelo de ducha es también la más barata. Por eso, y a pesar de que ya existen otros productos con mejores prestaciones, muchas veces es el elegido por defecto a la hora de equipar baños en casas de nueva construcción. Y es que ni si quiera los de mayor tamaño superan por mucho los 200 euros, cifra que los de resina, por sus características superiores, alcanzan más fácilmente. En factor precio, el plato cerámico es imbatible.

Plato cerámico 1 – 0 Plato de resina.

Durabilidad

En el apartado de durabilidad, hay que diferenciar los dos principales aspectos a analizar: resistencia al desgaste y resistencia física. El plato cerámico es excelente en el primero y muy mejorable en el segundo. Uno de los motivos para fabricar sanitarios de cerámica es la enorme resistencia al desgaste que tiene el material. Es fácil verlo en las casas más antiguas, donde lavabos, duchas y bañeras cerámicas permanecen casi como el primer día, a pesar de años de uso diario.

Sin embargo, su resistencia ante golpes deja bastante que desear, quebrándose más fácilmente que casi cualquier otro material de ducha. Además, una grieta por un golpe en uno de estos platos es casi irreparable, y por muy pequeña que sea supondrá una filtración de agua que acabará por dejarlo inservible.

El plato de resina aprueba con nota en los dos aspectos. Es muy resistente a impactos, gracias a la dureza de la resina. Y es muy resistente al desgaste, porque la resina lo es y porque incluye una capa superficial de Gel Coat que protege contra agresiones químicas, bacterianas y el efecto del agua. En términos de durabilidad, ningún plato como el de resina.

Plato cerámico 1 – 1 Plato de resina.

Diseño

Los platos de ducha cerámicos no ofrecen apenas opciones para personalizar su diseño. Presentados siempre en color blanco, las únicas variaciones de aspecto que podemos encontrar son respecto a su corte (cuadrado, rectangular, semicircular). Los últimos modelos incluyen también algún patrón en relieve en su superficie, aunque esta decisión está más orientada a intentar que resbalen menos que al diseño.

El plato de ducha de resina es el caso contrario. Las opciones de diseño son prácticamente ilimitadas en cuanto a tamaños, formas, texturas y colores, lo que te permitirá construírtelo a la medida de tu baño. Punto para el plato de resina.

Plato cerámico 1 – 2 Plato de resina.

Seguridad

La seguridad es, sin lugar a dudas, el debe más grande del plato de ducha cerámico. Este tipo de platos están fabricados con un material muy resbaladizo. A pesar de que los últimos modelos están incluyendo patrones en relieve para intentar paliarlo, una alfombrilla de ducha es casi obligatoria si queremos evitarnos un disgusto. Y la alfombrilla no solo resta a nivel estético, es una fuente de acumulación de agua y bacterias.

Precisamente la seguridad es uno de los puntos fuertes del plato de resina, gracias a su nivel antideslizante C3, el más alto para productos de baño. Además, su diseño extraplano facilita el acceso, al situarse a ras de suelo. Seguridad absoluta sin necesidad de alfombrilla, otro punto para el plato de ducha de resina.

Plato cerámico 1 – 3 Plato de resina.

Confort

El confort del plato de ducha cerámico está condicionado por su falta de seguridad. Como comentábamos en el anterior punto, para ducharse en uno de estos platos sin riesgo, es indispensable la utilización de una alfombrilla de baño. Y estas alfombrillas están muy lejos de ser cómodas. No lo son al tacto, de frío plástico, y además suelen acumular agua, que puede derivar en hongos y bacterias. Y aunque no usáramos alfombrilla, el confort tampoco mejoraría mucho, al ser la porcelana con la que se fabrican un material totalmente liso y frío.

Todo lo contrario que la resina, que permite fabricar platos con una agradable superficie rugosa en distintas texturas a elegir. Además, es un material mucho más cálido al tacto, haciendo más agradable la experiencia de ducha, sobre todo en los fríos meses de invierno. Otro punto para el plato de resina.

Plato cerámico 1- 4 Plato de resina.

El cara a cara entre el plato de ducha de resina y el plato de ducha cerámico finaliza con otra victoria contundente del primero. Las ventajas del plato de ducha de resina sobre el plato de ducha cerámico se dan en todos los frentes salvo en el precio, donde el cerámico se posiciona como la opción más económica del mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.