Ventajas del plato de ducha de resina sobre el plato de ducha acrílico

Plato de ducha de resina Ebro color antracita instalado en un cuarto de baño

Con este artículo inauguramos una serie de enfrentamientos cara a cara en los que analizaremos al detalle las potencias y debilidades de las distintas opciones para el suelo de ducha. Todas ellas pasarán por nuestra lupa, y las enfrentaremos contra nuestra opción predilecta: el plato de ducha de resina. Sin más dilación, comencemos con el primer cara a cara, las ventajas del plato de ducha de resina sobre el plato de ducha acrílico, y viceversa ¡Fight!

Precio

Empezamos por una de las primeras características que miramos a la hora de comprar cualquier producto ¿Cuánto me va a costar? El precio es un factor esencial a la hora de comprar, un factor en el que el plato de ducha acrílico se lleva la victoria. Es difícil que un plato acrílico supere los 250 euros, incluso los de mayor tamaño. Con el plato de ducha de resina, el precio depende de más variables: tamaño, color, textura, acabado… pero como norma, su coste será más elevado que el del plato de ducha acrílico. En el factor precio, en definitiva, el plato de ducha acrílico se hace con la victoria.

Plato acrílico 1 – 0 Plato de resina.

Durabilidad

Una vez tenemos decidido rascamos el bolsillo, la siguiente pregunta es evidente ¿Cuánto me va a durar? La resistencia al uso y al paso del tiempo es otro factor clave a la hora de decidirnos en una compra. Y es que de nada sirve que algo sea muy barato si deja de funcionar a los cuatro días, obligándonos a volver a comprarlo. Cuando hablamos de un plato de ducha, un producto cuya reposición incluye el coste de desinstalación e instalación del nuevo, la decisión es más importante.

Aquí el plato de ducha de resina se lleva la victoria de calle. El material del que se fabrica, la resina de poliéster, es físicamente mucho más resistente que el acrílico, que se agrieta más fácilmente ante un impacto fuerte. Pero, además, el plato de resina está recubierto por una capa de Gel Coat, el material que se utiliza en el casco de los barcos para evitar el desgaste de su superficie por efecto del agua, químicos y bacterias. Mayor resistencia física y mayor resistencia contra el desgaste, punto de calle para el plato de resina.

Plato acrílico 1 – 1 Plato de resina.

Diseño

Hemos comprobado el precio, hemos comprobado la durabilidad, no estaría mal que se viera bonito ¿no? El diseño es otro de los factores a tener en cuenta a la hora de comprar un producto. En especial uno que vamos a instalar con idea de que dure mucho tiempo en nuestra casa. Y aquí el plato de ducha de resina vuelve a imponerse al acrílico, ni que sea por las opciones casi ilimitadas que su aspecto deja a la personalización, frente a la escasez de su rival.

Con el plato de resina puedes elegir color, textura y acabado, además de una amplia variedad de tamaños. El plato acrílico se presenta siempre de color blanco, salvo algún tintado en superficie que tiende a acabar desapareciendo con el uso. Su textura es invariable, así como su acabado brillante. La adaptación a distintos tamaños también suele ser problemática, y es difícil que se ofrezcan fuera de catálogo. Otra victoria contundente para el plato de resina.

Plato acrílico 1 – 2 Plato de resina.

Seguridad

La seguridad es un factor muy importante cuando hablamos de productos de baño sobre los que vamos a estar de pie a diario con un índice de humedad muy alto. Y aquí el plato de ducha de resina no tiene rival. En primer lugar, su diseño es extraplano, a diferencia del acrílico, lo que nos pone las cosas mucho más fáciles a la hora de entrar y salir de él. Si eres un adulto en buena forma seguro que ni has pensado en esto, pero para alguien de edad más avanzada, o con algún impedimento físico, es algo esencial.

Pero donde el plato de ducha de resina se lleva la palma en materia de seguridad es con su nivel de antideslizamiento C3, el más alto del mercado para este tipo de productos. El plato acrílico, sin ser tan resbaladizo como otros materiales, no puede competir con el nivel de resistencia al deslizamiento de un plato de resina de calidad. De nuevo, victoria para la resina.

Plato acrílico 1 – 3 Plato de resina.

Confort

Cuando analizamos al detalle un plato de ducha, podemos pensar que el confort es un extra. Pero, puestos a elegir la mejor opción para nuestra ducha, ¿por qué no tenerlo en cuenta? Examinando el plato acrílico, no podemos decir que la comodidad sea su fuerte. Su superficie lisa no nos aportará demasiado en este sentido, si acaso algún resbalón indeseado. En cuanto a su temperatura al tacto, agradeceremos que siempre esté frío en los meses de verano y lo maldeciremos en las gélidas mañanas de invierno.

Con respecto al plato de ducha de resina, su superficie es rugosa, con variedad de texturas, mucho más agradable para la planta de nuestros pies. Además, la resina siempre mantiene una temperatura tibia, que nos ayudará a sobrellevar las duchas invernales de mejor manera. Vuelve a imponerse el plato de resina.

Plato acrílico 1- 4 Plato de resina.

El cara a cara entre el plato de ducha de resina y el plato de ducha acrílico se resuelve con victoria contundente del primero. Las ventajas del plato de ducha de resina sobre el plato de ducha acrílico son múltimples: se impone en durabilidad, seguridad, diseño y confort, mientras que el acrílico consigue el punto de la honra en el apartado precio, algo más asequible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.