Las distintas opciones para el suelo de ducha

El plato de ducha de resina, una opción para el suelo de ducha

A la hora de instalar o cambiar el suelo de ducha, encontramos muchas opciones, desde los platos de ducha más tradicionales a los últimos modelos, con materiales más modernos. Sin olvidar la opción de las duchas de obra, muy populares entre los hoteles gama alta, o las bañeras, la opción clásica.

Las principales opciones que tenemos son:

  • Plato de ducha de resina.
  • Plato de ducha cerámico.
  • Plato de ducha acrílico.
  • Plato de piedra natural.
  • Ducha de obra.
  • Bañera.

Cada opción presenta unas características que suponen unas ventajas e inconvenientes únicas. A continuación, analizaremos al detalle cada una de ellas.

Plato de ducha de resina

El plato de ducha de resina es uno de los últimos productos en llegar a nuestros baños y es cada vez más demandado como opción para el suelo de ducha. Está compuesto de resinas de poliéster y cargas minerales. Los modelos más premium cuentan con una capa protectora de una resina llamada Gel Coat, utilizada en los cascos de los barcos para proteger su superficie del desgaste por hidrólisis y las bacterias.

Una de las principales ventajas de la resina es su proceso de fabricación, donde los materiales se mezclan en estado líquido para después solidificarse. Esto permite que el plato pueda adaptarse con mucha facilidad a cualquier tamaño y forma. Además, el color se añade sobre la mezcla líquida, por lo que no solo puede tintarse de cualquiera, si no que lo hace de manera uniforme por todo el plato y no solo en la superficie. En términos de diseño, ningún plato se acerca a la versatilidad y las opciones casi ilimitadas del plato de resina.

En la composición del plato también se añade su tratamiento antideslizante, que hace que tenga un nivel de resistencia al deslizamiento C3, el más alto para productos de baño. Es, en definitiva, la opción más segura con diferencia para el suelo de tu ducha. Finalizado el proceso de elaboración, el plato se endurece y alcanza una resistencia ante golpes y desgaste muy superior a la mayoría de los materiales para platos de ducha. Además, la resina es un material cálido al tacto, a diferencia del acrílico o la cerámica, mejorando la experiencia de ducha, en especial durante los fríos meses de invierno.

Por todos estos motivos, el plato de resina es la opción más completa para el suelo de baño. Seguridad, resistencia y diseño superiores a cualquier opción, sin disparar su coste de manera excesiva.

Ventajas del plato de ducha de resina

  • Resistencia física.
  • Resistencia al desgaste por agua.
  • Resistencia bacteriana.
  • Antideslizamiento.
  • Facilidad para adaptarlos a distintos tamaños y formas.
  • Tacto más cálido y confortable.
  • Amplia oferta de colores y posibilidad de personalización.
  • Variedad de texturas y acabados.

Inconvenientes del plato de ducha de resina

  • Sin ser caro, hay opciones más económicas.

Plato de ducha acrílico

Los platos de ducha acrílicos fueron la evolución natural de los platos de ducha cerámicos, ya que su aspecto es bastante similar, con el diseño blanco tradicional. Están formados por un material conocido como fibras, con refuerzo interior para dar mayor sensación de solidez, aunque no alcanzan la robustez de un plato de ducha de resina.

El plato de ducha acrílico supone una mejora con respecto al cerámico, y es mucho más antideslizante. Además, resiste mejor los golpes y puede repararse ante una rotura, aunque visualmente es difícil que quede igual. Es un plato de calidad intermedio, superior al cerámico e inferior al de resina, aunque también lo es en su precio. Si nuestro presupuesto es muy ajustado, puede ser una opción interesante.  

Ventajas del plato de ducha acrílico

  • Más económico y ligero que el de resina.
  • Más resistente y antideslizante que el acrílico.

Inconvenientes del plato de ducha acrílico

  • Muy poco margen para el diseño.
  • No muy resistente a golpes.
  • Se puede reparar ante una grieta, pero no queda igual.
  • Resbala más que el plato de resina.
  • Frío al tacto.

Plato de ducha cerámico

Cuando hablamos del plato cerámico nos referimos al plato de toda la vida, el que llevan instalado por defecto las casas más antiguas. Es el material del que también se hacen lavabos y bañeras. Era, y sigue siendo, un material muy utilizado para sanitarios porque es bastante resistente al desgaste por agua, permaneciendo inalterable durante años. Además, también son resistentes a todo tipo de productos de limpieza, a diferencia de los de resina, con los que hay que evitar cierto tipo. Aunque su resistencia ante golpes no es tan alta, y la caída de un objeto puede provocar grietas difíciles de reparar.

El diseño es el blanco tradicional, casi indistinguible del acrílico. Además, no se hacen a medida, a diferencia de los de resina, por lo que pueden ser más complicados de encajar en ciertos espacios. En cuanto a la seguridad, es el material menos antideslizante de los que se utilizan en baños. El plato de ducha cerámico obliga a la utilización de algún tipo de alfombrilla para evitar resbalones. Su principal ventaja es el precio, es el producto de baño más económico.

Ventajas del plato de ducha cerámico

  • Fácil de limpiar, se puede usar cualquier producto.
  • Resistente al desgaste.
  • La opción más económica.

Inconvenientes del plato de ducha cerámico

  • Poco resistente a golpes.
  • Irreparable ante una grieta.
  • Muy poco margen para el diseño.
  • Muy resbaladizo.
  • Muy frío al tacto.

Plato de ducha de piedra natural

Los platos de piedra natural son una de las opciones más estéticas. Son productos bellos y además están disponibles en diversidad de modelos y materiales: gresite, mármol, pizarra, granito…

Debido a su material, son una de las opciones más caras, aunque también una de las más resistentes. Su principal desventaja es que, al tratarse de piedra natural, no cuentan con ningún tipo de propiedad antiabsorbente, por lo que la humedad puede ir poco a poco filtrándose al interior del plato. Esto provocará problemas en forma de grietas e incluso hongos. Para evitarlo, deberá aplicarse recurrentemente algún tipo de tratamiento hidrófugo y batericida, lo que supone un coste de mantenimiento continuo y permanente.

Ventajas del plato de ducha de piedra natural

  • Muchas opciones de diseño.
  • La opción físicamente más resistente

Inconvenientes del plato de ducha de piedra natural

  • Una de las opciones más costosas.
  • Gastos continuos de mantenimiento para evitar hongos y grietas.

Ducha de obra

La ducha de obra consiste en que la superficie de la ducha sea igual que la del suelo, haciendo que todo el baño tenga un diseño uniforme muy atractivo. Además, las opciones de color, diseño y textura son prácticamente ilimitadas. Sus características también suponen una ventaja espacial, ya que no hay que encajar una pieza en un espacio del baño, es simplemente una parte más de su superficie.

Su principal inconveniente es la instalación, es la más compleja de todas las opciones para el suelo de ducha. Esto se traducirá en más gasto y más tiempo de obra, en comparación con un plato de ducha, que puede estar instalado y funcionando en un par de días.

Además, como este tipo de ducha suele diseñarse de manera uniforme, toda la superficie del baño igual, si por lo que sea queremos cambiarlo, nos tocará cambiar todo el suelo del baño. En cuanto a la seguridad, dependerá enteramente del material que elijamos y de su nivel de antideslizamiento.

Ventajas de la ducha de obra

  • Opciones ilimitadas de diseño.
  • Resistente y fácil de limpiar.

Inconvenientes de la ducha de obra

  • Su antideslizamiento dependerá del material que elijamos, no todos lo son.
  • La instalación es la más compleja, lenta y costosa.
  • Se suele diseñar como un suelo uniforme para todo el baño, por lo que cambiar la ducha significará cambiar todo el suelo.

Bañera

La bañera es la última de las opciones para el suelo de ducha. En muchos hogares, todavía sigue siendo la opción predilecta, gracias a su gran resistencia al desgaste, que puede hacer que dure muchos años. Además, es un dos por uno, puede usarse para una ducha rápida o para un relajante baño, y los amantes del momento espuma y agua caliente no renuncian fácilmente. Las bañeras son, casi siempre, cerámicas.

Comparte ventajas (limpieza, resistencia al desgaste) e inconvenientes (resbaladizo, poca resistencia a impactos) con el plato cerámico. Pero, además, tiene algunos inconvenientes propios. En primer lugar, no es la opción más ecológica, supone un gasto de agua superior al de la ducha, también una desventaja para el bolsillo. Además, supone un evidente problema de espacio, ocupando mucho más que cualquier plato.

Ventajas de la bañera

  • Resistencia al desgaste.
  • Dos por uno: sirve para darse un baño y una ducha.

Inconvenientes de la bañera

  • Mayor gasto de agua: malo para el bolsillo y el planeta.
  • Poca resistencia a golpes.
  • Muy fría.
  • Muy resbaladiza.

Conociendo todas las opciones, con sus pros y contras, es más fácil elegir cuál puede ser la mejor para nuestro suelo de ducha. En nuestra opinión, el plato de ducha de resina es superior al resto, por calidad, resistencia, durabilidad, diseño y confort, todo a un precio muy competitivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *